El pasado jueves me desplacé al Campello en Alicante, a la cuadra Molí de Vent para tener dos sesiones de Coaching individuales.

Primero fue Juan y luego Raquel, y ambas sesiones fueron muy intensas. Lógicamente lo que decidieron cada uno de ellos trabajar en su sesión personal queda en la confidencialidad, pero del resultado y sí que puedo hablar y de hecho ambos han tenido la amabilidad de permitir la publicación de sus resumidos feedback en esta web.

Estas dos yeguas, Alma y Canela nos dieron unos momentos inolvidables en cada una de las sesiones, cuyos protagonistas no olvidarán, ni tampoco yo.

Una preciosa mañana de primavera en pleno mes de diciembre, con un sol espléndido y una temperatura digna del paraíso, contribuyó a la maravillosa sensación que proporciona la conexión con la naturaleza y con estos espectaculares y perceptivos animales.