En esta ocasión, el objetivo, deseado por ambos, ha sido acortar los espacios, lógicos por edad y por ley de vida, entre una joven adolescente y su amoroso padre. 

Hablando de sentimientos


Campeón mira fijamente la escena

El amor ha hecho de esta sesión una de las más especiales para mí, porque, como les he dicho, me ha hecho entender aún más como madre y comprender como hija…

Cuando lo he recogido de la pista, Campeón y yo hemos tenido un cruce de energías y una enorme conexión. Le llaman cariñosamente «peluche», por su pelo, pero hoy he sabido que su nombre de verdad le identifica exactamente.